Cerrarse al amor es tan absurdo como pensar que llamará a la puerta antes de entrar.