En la cima de cada montaña existe algo desconocido de nosotros mismos esperando a ser alcanzado. 



Observando nuestro pequeño fragmento de la realidad nos convencemos de que nos pertenece por completo.